Foto: Iván Benítez.

IOI

     Desierto de Libia.

     Sorpresa.

     Andaba yo buscándolo por medio mundo y, de pronto, allí estaba…, grabado en una roca.

     Antigüedad: miles de años.

     Formaba parte de la vieja escritura bereber, heredada de los dioses.

     Estoy seguro: fue una señal, un regalo de los Dioses.

 

 

© www.jjbenitez.com