Nube Roja.

MANTAS INFECTADAS DE VIRUELA

Si uno consulta los archivos del Capitolio, en la ciudad de Washington D.C., comprobará, con sorpresa y horror, cómo los militares norteamericanos diseñaron la exterminación de los pieles rojas en la segunda mitad del siglo XVIII.

Todo fue meticulosamente programado.

Miles de mantas -destinadas a las reservas indias del oeste- fueron previamente contaminadas con la viruela. Después, en "señal de paz", los emisarios del Gran Padre blanco las trasladaron a los territorios sioux.

A los pocos meses habían muerto -"inexplicablemente"- más de 180.000 indios.

Y el hombre blanco se quedó con las tierras de los legítimos dueños: los pieles rojas.


 

© www.jjbenitez.com