Neil Armstrong. El alunizaje fue muy diferente a como lo contó Houston.

"¡QUIERO SALIR!"

     Narrado por uno de mis “gargantas profundas”.  El proyecto Apolo fue una farsa. Razones (algunas):

     1ª.-  En el viaje de ida hacia la luna, la nave Apolo 11 fue acompañada por diferentes luces.  Buzz Aldrin, uno de los astronautas, lo reconoció públicamente en octubre de 2005.  El estado de ánimo de los astronautas se alteró considerablemente.

     2ª.-  No tomaron tierra en el lugar previamente establecido. El intento de alunizaje se repitió tres veces. Una gran roca demoró el alunizaje.

     3ª.-  Armstrong y Aldrin, muy alterados, tuvieron que ser calmados. NASA mintió, afirmando que a esa hora (23.23), los astronautas habían iniciado su primer almuerzo sobre la superficie lunar.

Armstrong, Collins y Aldrin, en 1969. Los mismos astronautas, treinta años después.

     4ª.-  A las 04 horas, cuando habían conseguido tranquilizarlos, un potente foco iluminó el módulo de alunizaje y provocó otro ataque  de nervios, especialmente en Armstrong, que comenzó a gritar: “¡Nos espían!...¡Nos espían!...¡Quiero salir!”

     La misión estuvo a punto de ser abortada. Houston hizo lo imposible para calmarlo. Oficialmente  -según NASA-,  “entre las 04 y las 07 horas, Armstrong y Aldrin tomaron un refrigerio”.

     5ª.-  Armstrong estuvo muy cerca de la parada cardíaca.

PD.-  Era el comienzo de la gran mentira. A su regreso, los astronautas permanecieron tres semanas en el Laboratorio de Recepción Lunar de Houston, relatando, con detalle, cuanto vieron. Fueron sesiones cerradas y secretas.

Armstrong (izquierda) y Collins. Nunca dijeron la verdad. Estaba y está terminantemente prohibido.

 

En el círculo rojo, lugar del alunizaje del Apolo 11. En el recuadro, en rojo, lugar donde se estrellaron o alunizaron varios de los Apolo, Luna y Surveyor. (Foto: NASA)

Fotos: NASA.

 

© www.jjbenitez.com