LA SEGUNDA VENIDA

     George W. Bush pasará a la historia como uno de los presidentes de Estados Unidos de peor recuerdo: maquinador, malvado y, para colmo, necio. Es lo que yo llamo un “contrato duro”. No es tan sencillo ser malo…

      Dos ejemplos.

La guerra de Iraq

     Al finalizar su periodo presidencial (2008) habían muerto más de 4000 militares norteamericanos; más de 60.000 resultaron heridos; alrededor de un millón de iraquíes se dieron por muertos o desaparecidos; el número de heridos iraquíes es incontable; el gasto bélico ascendió a 12.000 millones de dólares al mes o lo que es lo mismo: desde marzo de 2003 (inicio de la guerra) hasta noviembre de 2008, USA ha gastado más de 700.000 millones de dólares. Por supuesto, jamás se encontraron las célebres armas de destrucción masiva de Sadam Husein. La actual estrategia del Programa Mundial de Alimentos establece que, para salir de la crisis alimentaria, el mundo necesita del orden de 8000 a 15000 millones de dólares. En otras palabras: con lo gastado por Bush y su camarilla del Pentágono en la guerra en Iraq se habría podido apoyar a los países menos desarrollados ¡setenta veces!. Con esos 700.000 millones de dólares se podría haber resuelto el hambre en Africa durante diez generaciones.

Complejo 2030

     Amparada en la oscuridad y en la confusión que provocó la guerra de Iraq, la Administración Bush puso en marcha el programa “RRW” (Ojiva Fiable Sustitutiva), con el fin de reemplazar las ojivas o cabezas nucleares W76, cuyas unidades más antiguas “caducaron” en 2008. Se trata de un faraónico proyecto de sustitución de las 9900 bombas nucleares que posee USA en la actualidad, amén de las 5700 ojivas llamadas “operativas”. Para dicho cambio, Bush planificó la construcción de un gran complejo armamentístico que debería estar operativo para el año 2030 y que denominó “Complejo 2030”. Reemplazar esas 15.600 bombas nucleares por las modernas “RRW1”  -que mata mucho más-  costará 21.000 millones de dólares. En 2008, el gasto de gestión y mantenimiento del arsenal atómico USA superó los 6000 millones de dólares.

     Lo dicho: maquinador, malvado y necio…

  

 

P.D.- Tanto Bush como Juanito Caín, viven con la Biblia bajo el brazo y creen firmemente en la proximidad de la segunda venida de Jesús de Nazaret. Ambos consideran que el mundo debe prepararse para el regreso del Mesías, incluso provocando el Apocalipsis.

P.D (2).- No lo conseguirán.

 

   

 

 

© www.jjbenitez.com