DESEOS INCUMPLIDOS DE J.J. BENÍTEZ

 

Cuando sea mayor quisiera ser:

 

Podador de pensamientos ingratos

Fontanero de goteras del Paraíso

Explorador de decimales del número pi 

Remendador de "lo siento, cariño"

Programador del nada que hacer

Leñador de políticos

Perfumista de paciencias

Dinamitero de frases hechas

Afilador de buenas intenciones

Cazarrecompensas de promesas huídas

Libertador de imágenes de los espejos

Árbol de nueces peladas

Pintor de cielos en los pensamientos de los paralíticos cerebrales.

Empedrador de voluntades

Bruma; es decir, la hermana menor de la niebla

Pastor de rincones montarace 

Traumatólogo de árboles caídos

Director espiritual de las gotas de lluvia perdidas en el cristal de la ventana

Ascensorista al no va más

Mezclador de pasados y futuros

Buzo que desciende a las sonrisas infantiles

Cirujano de heridas no cerradas

Contable de futuros en la mente de Dios

Mago que hace desaparecer el "no"

Vendimiador de miradas bajas

Abogado defensor de las puestas de sol

Portador de vida en la caravana de Dios a laTierra.

Relojero que da cuerda a los amaneceres

Resucitador de vías muertas

Consolador de cuadros torcidos

Soplador de rescoldos amorosos

Encantador de serpientes bizcas y otros malos recuerdos

Fogonero del irás pero no volverás

Psicólogo de olas reincidentes

Repartidor de periódicos en la Nada

Negociador profesional con soledades con rehenes

Estrella voluntaria en la solitaria y fría noche del desierto

Desfibrilador de icebergs

Intérprete y traductor jurado de tantán

Padrino en la boda gay de las estalactitas y las estalagmitas

Padre de grifos con la boca hacia arriba

Observador neutral en la llegada del alba (sin foto finish)

Perro guía de oscuridades

Notario de lo no dicho

Lacero de imaginaciones vagabundas

Azul lapislázuli, con tal de que llegue de Persia

Físico de partículas subatómicas jubiladas

Deshonillador de prejuicios

Deshojador de tristezas y malas caras

Paracaidista en vacíos insondables

Agitador de masas del yo

Crupier con los dados marcados del azar

Despertador de reflejos tras la lluvia

Director del hotel submarino de los azules que se apellidan turquesa

El bloque de mármol que parió a la Piedad de Miguel Angel

El hermano portero de la imaginación de Dios

El Séptimo de Caballería que acude en auxilio de las imágenes prisioneras en los cuadros

El camino equivocado que no conduce a la muerte

Contador de cuentos circulares, que siempre terminan donde empezaron

Mimo a las puertas de la casa de Dios, para que me arroje unas monedas de su imaginación

 

© www.jjbenitez.com