AL FIN LIBRE

      Fue uno de los escasos aciertos de mi vida. En julio de 2005 solicité el abandono formal de la Iglesia católica. Me fue concedido en noviembre de ese mismo año. Había necesitado 59 años para comprender mi error. Desde entonces soy un poco más feliz.

 

© www.jjbenitez.com