La única vez que Fernando Jiménez del Oso se enfadó conmigo fue en sueños.

EL ENFADO DEL DR. JIMÉNEZ DEL OSO
    

     Me impresionó mucho…

     Al poco de fallecer el entrañable Fernando Jiménez del Oso tuve un sueño.

     Nos hallábamos en una carretera perdida. No supe identificarla. Fernando estaba a mi lado, y me reñía. Yo sabía que estaba muerto.

     Le escuché, perplejo.

     El psiquiatra no era hombre que se enfadara con facilidad.

     Pues bien, Fernando me reprochaba que hubiera dejado a un lado el asunto de las piedras grabadas de Ica. “No debes abandonar ese tema…”

     Y desapareció.

     Por supuesto, no lo abandonaré.

 

© www.jjbenitez.com