(Fotos: Iván Benítez)

LA CONSAGRACIÓN AL PADRE

     Nilo Azul, en Etiopía.

     Lo recuerdo como un momento especialísimo. Ese día me consagré al Padre Azul. Desde ese instante quedé sujeto a la voluntad del buen Dios.

     Frente a la cascada, sumergido en el agua pulverizada y en un arco iris mágicos, elevé a los cielos la oración que me enseñó Él:

 

                                                               “¡Padre, recíbeme!

                                                                 Me consagro a ti ahora, en el tiempo,

                                                                 y mañana, en el no tiempo.

                                                                 ¡Padre, recíbeme!

                                                                 Consagro mi voluntad a la tuya,

                                                                 aunque no comprenda.

                                                                 ¡Padre, recíbeme!

                                                                 Sé que me habitas.

                                                                 Me arrodillo y proclamo tu bellinte.

                                                                 Llévame de la mano.”

 

  

 

 

© www.jjbenitez.com