Como venenciador no tenía precio.

 

 

© www.jjbenitez.com