(Pulsar para ampliar)

CUANDO CREÍA EN LA CASUALIDAD
 

     Hace mucho que no creo en la casualidad. Por eso, al ver el presente reportaje (escrito en 1976), he sonreído para mis adentros. ¡Qué ingenuidad la mía!

     Ahora me pregunto: ¿Fue un rayo lo que surgió por el orificio de la fregadera y se marchó por la puerta del caserío, en Zumárraga?

     Sinceramente, lo dudo…

 

© www.jjbenitez.com