“Chequeo a la Teología”

Domingo 12 de Julio de 1970

“LA MORAL ESPAÑOLA CONTINUA SIENDO CABEZONAMENTE LEGALISTA”

“Los sacerdotes seguimos vistiendo -teológicamente- la armadura medieval”
“Nuestro egoísmo nos impulsa a considerar aún los sacramentos como “píldoras sobrenaturales”
“Las comunidades de base, única solución para evitar que desaparezca el cristianismo como religión”
“El sacerdocio de mañana dejará de ser una profesión”
“La Iglesia –en estos veinte siglos- ha sido una institución más, desfigurando la persona de Cristo"


Imagen derecha > El padre Juan Llopis, uno de los teólogos más eminentes de nuestros días, visitó Zaragoza.

 

VISITÓ ZARAGOZA EL CATEDRÁTICO DE TEOLOGÍA Y LITURGIA DE LAS UNIVERSIDADES DE SALAMANCA Y BARCELONA, DON JUAN LLOPIS
 

Hemos querido hacer un pequeño "chequeo" a la Teología y –en suma- a la Iglesia de hoy. Don Juan Llopis Sarrió, catedrático de Liturgia y Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca y en la Facultad de Teología de Barcelona, nos ha ayudado. El, con sus apenas 37 años, se encuentra en la primera línea -en la de fuego- de la Teología mundial. Y como sacerdote y como hombre respondió a nuestras doce preguntas.

UN CURSO DE RENOVACIÓN TEOLÓGICA

Su visita a Zaragoza tuvo una poderosa razón: formaba parte del equipo de siete profesores que había de impartir un trascendental curso de renovación teológica a aquellos sacerdotes que dejaron los seminarios hace ya más de diez años. La tarea significaba mucho. El padre Juan Llopis se encargó de1 tema '"Pastoral sacramental", mientras sus compañeros desmenuzaban problemas vinculados a la "Problemática actual de la teología del mundo", "Coordenadas del pensamiento de San Pablo", "Los temas centrales de la “Lumen Gentium”, "Temas escogidos de Sagrada Escritura", de Derecho e Iglesia y "Moral sexual".
A los casi veinticinco dias que duró el curso acudieron setenta sacerdotes de todo Aragón,
“Fue -comentaba el padre Juan- una cosa muy completa. No ha habido precedentes en Zaragoza y esperamos que terminen por institucionalizarse. La Vicaría Pastoral ha sabido poner el dedo en una profunda llaga al organizar este cursillo.”
Pero vamos con nuestras preguntas

“PÍLDORAS SOBRENATURALES”

-PRIMERA.- USTED HA TRATADO EN ESTE CURSILLO EL TEMA DE LOS SACRAMENTOS. ¿POR QUE LA MAYORÍA DE LOS CRISTIANOS SEGUIMOS CONSIDERÁNDOLOS COMO "PÍLDORAS SOBRENATURALES"?

-En estas conferencias he procurado que los sacerdotes vieran la vita1 importancia de la liturgia que se ha derivado del Concilio. No debemos quedarnos en la periferia. Por eso he tratado de plasmar el hecho de que detrás de esta reforma hay una manera de entender los sacramentos. Usted afirma que la mayoría de los cristianos los consideramos como “píldoras sobrenaturales” y yo le contesto que sólo el cristal del egoísmo es el gran causante. Es preciso que comprendamos que recibir un sacramento no debe hacerse por un compromiso social. Hemos olvidado que son una auténtica, profunda y vibrante expresión de la fe, Hemos olvidado también -así es- que el sacramento no es un acto individual. Todo lo contrario. Afecta a la comunidad porque la verdadera visión de la vida cristiana es la colaboración en pro de la salvación de los demás, no de la propia. En este sentido, los sacerdotes no debemos preocuparnos tanto por el número de feligreses que acuden a recibir los sacramentos, sino por el sentido auténtico del mismo. Nuestro cristianismo, amigo, está pasado por agua porque no nos hemos movido de verdad en pro de la formación de verdaderos militantes.

SORPRENDIDOS Y ALARMADOS
-SEGUNDA.- CONOCEN NUESTROS SACERDOTES -LLAMÉMOSLES ANTIGUOS- EL CONTENIDO DE LA TEOLOGÍA MODERNA?

-Los mayores -para qué nos vamos a engañar- se han mostrado sorprendidos y alarmados.
No en balde la Teología actual ha dado unos saltos muy bruscos respecto a la que ellos estudiaron. Los más jóvenes, no.

“CONTINUAMOS VISTIENDO CON ARMADURA”

-TERCERA.- ¿ES POSIBLE QUE SIGA IMPARTIÉNDOSE AUN EN GRANDES SECTORES UNA TEOLOGÍA ABSOLUTAMENTE MEDIEVAL?

-Por supuesto. Muchísimos de estos sacerdotes a que me refería antes -por no decir todos- conocieron una Teología elaborada en la Edad Media cuya fe había sido formulada a base de aquellos conocimientos filosóficos. Pero, por una parte, el pensamiento ha evolucionado mucho desde, entonces. Ha nacido una nueva mentalidad: la "planetización”. Si nosotros nos empeñamos en presentar la fe con un ropaje copiado de la Edad Media es como si continuásemos vistiendo con armadura. Y esto seguimos haciendo los sacerdotes. La gente sencilla se ríe o no nos entiende. Es urgente, pues, que presentemos 1a fe con un lenguaje y mentalidad comprensible. En la Edad Media no existía, el problema –ahí está la dificultad de hoy- de tanta diversificación de filosofías. Pero es imprescindible luchar.

LA IGLESIA y LA BIBLIA

-CUARTA.- ¿HA FALLADO LA IGLESIA EN LA INTERPRETACIÓN DE LA BIBLIA?

-En el mensaje fundamental no. En ciertas épocas -eso si- ha podido dar pie a engaños por fallos científicos. La iglesia trabaja incansablemente por lograr esa ansiada síntesis teológica. Se llevan a cabo profundos estudios en diversos campos. Y uno de ellos, precisamente, es el de la interpretación. Pero debemos conocer algo. La Biblia es un modo concreto a través del cual Dios expresó su mensaje. Está compuesta por libros de diversas épocas, y es fundamental que ahora –en 1970- sepamos distinguir lo que se quiso decir y el modo de expresarlo. Debemos quedarnos, pues, con el espíritu y no con la letra.. La Teología clásica tomaba estos libros a rajatabla. Nosotros no podemos hacer lo mismo. Es cierto –nadie lo niega- que conforme pasen los años el hombre necesitará un mayor esfuerzo para llegar a interpretarla debidamente. Hay que comprender que la Biblia no tiene importancia por el mero hecho de ser un libro, sino porque es un libro vivo.

“EL HUMANISMO BUENO Y EL MALO”

-QUINTA.- ¿HA CAÍDO LA TEOLOGÍA EN LA TENTACIÓN DEL HUMANISMO?

-En esto del humanismo hay dos caminos. Uno, el bueno y positivo, que considera que a Cristo solo se puede llegar a través del hombre. Otro, que entiende por humanismo la única y exclusiva confianza en los valores terrenales. El cristiano debe luchar contra esto último. La Teología –puedo asegurárselo- se ve amenazada de continuo por corrientes que tratan de impulsar este segundo y falso humanismo. Pero, aunque la lucha es dura, la Iglesia está siempre iluminada por Cristo. No hemos caído aún en esa fuerte tentación.

“LA INCREDULIDAD AVANZA”

-SEXTA.- ¿A QUE SE DEBE EL ACTUAL AVANCE DE LA INCREDULIDAD?

-Sencillamente, se ha confundido fe y religión. La actitud religiosa nace del sentido de importancia del hombre. En esos instantes acude a Dios. Es lo que vulgarmente se dice “acordarse de Santa Bárbara cuando truena”. Pero eso no es fe cristiana. Y ahora viene la segunda parte del problema. Los tiempos cambian. La técnica avanza y va eliminando esas situaciones de inseguridad del hombre. Consecuencia: éste siente menos la necesidad religiosa y termina creyendo que ha perdido la fe. Pero si comprendiera que la fe –la auténtica- es la confianza en Dios, avanzaría técnicamente y siempre tendría sentido el hecho de recurrir a Cristo. Este problema de la incredulidad, por ejemplo, es una de las causas fundamentales de la actual y considerable crisis de vocaciones religiosas en el mundo. Por eso –se lo digo con toda el alma- es bueno que cada día haya menos gente religiosa en el mundo. Hay que cambiar esas posturas egoístas y mezquinas por sinceras actitudes de fe cristiana. Hay que llenar el mundo de hombres de fe, no de hombres religiosos.

“SOLUCION: LAS PEQUEÑAS COMUNIDADES DE BASE”

-SÉPTIMA.- DADA ESTA SITUACIÓN, ¿PUEDE LLEGAR A DESAPARECER EL CRISTIANISMO COMO RELIGIÓN?

-La única solución para que el cristianismo, como religión, no vaya desapareciendo poco a poco es la constitución de pequeñas comunidades de base que den ejemplo y fe. Creo que el cristianismo tiene que volver al estilo de las catacumbas, de los primeros cristianos. Este problema precisamente, será debatido en Bruselas por el Consejo de Teólogos, en septiembre. Se tratará el tema “El futuro de la Iglesia”. Ahora nos encontramos un poco en forma anárquica en este aspecto de las comunidades de base o núcleos de cristianos. Muchas de ellas nacen ya muertas. Por eso sería imprescindible que fuera la propia jerarquía quien las alentara. Pero hay que tener en cuenta que estas comunidades de base deben constituirse solo para profundizar en su fe y expresarla a través de la liturgia. Las demás actividades deben quedar fuera de las mismas. También es preciso que exista una íntima conexión de unas con otras, con el obispo como responsable de todas ellas. Se pretende, pues, una unidad, no una uniformidad. Sus hombres, entonces, serán poderosos fermentos del mundo cristiano.

"LA IGLESIA, OBSTÁCULO Y PANTALLA"

-OCTAVA.- ¿CREE QUE LA IGLESIA -EN SUS 20 SIGLOS DE EXISTENCIA- PUEDE RECONOCER EL HECHO DE HABER DADO UN AUTENTICO TESTIMONIO DE CRISTO?

-Me duele tener que confesar que, aunque fue instituida por Jesús para dar testimonio a El, por culpa de todos se ha convertido, más que en instrumento, en obstáculo y pantalla. No hemos sabido descubrir el verdadero sentido de Cristo. Se ha fallado en lo fundamental. ¿Razones de esto? Quizás porque desde muy antiguo no hemos sabido dar pruebas de ese humanismo positivo a que antes me refería. La Iglesia, entonces, se ha presentado como una institución más, desfigurando la persona del Señor.

LA SALVACIÓN Y LA CONDENACIÓN

-NOVENA.- ¿QUE ENTIENDE HOY LA TEOLOGÍA MODERNA POR SALVACIÓN Y CONDENACIÓN?

-Salvarse o condenarse es creer en el valor absoluto del hombre. La salvación es eso: liberarse del propio egoísmo, Nos salvamos o condenamos aquí, en la Tierra. Bajo las imágenes de cielo e infierno se nos ha querido decir que la decisión que toma el hombre es algo que queda fijado, aunque no sabemos cómo. Si en este mundo logramos liberamos del egoísmo nuestra actitud tendrá como consecuencia una liberación eterna, o todo lo contrario. Al revés de cómo decía Sastre, “el infierno no son los demás, sino uno mismo”.

EL SACERDOTE DEL DE MAÑANA

-DÉCIMA.- ¿CAMINAMOS HACIA UN SACERDOCIO DE LAICOS?

-Quiero que comprenda lo que nosotros pensamos que será el sacerdote del futuro. Partiendo de esa plataforma de comunidades de base, el sacerdote del mañana será tan solo un hombre más. El sacerdocio dejará de ser una profesión y se convertirá, en ministerio intraeclesial. Tendrá entonces, como hombre, una profesión con la que pueda ganarse la vida. Y al margen de esto practicará su propio ministerio. Otros, por el contrario, y ante una específica necesidad, tendrán que vincularse únicamente a su ministerio, sin poder ejercer profesión alguna. Tenga en cuenta que el sacerdote –desde el punto de vista externo- no tiene por qué ser distinto del laico. Tenemos un 90 por ciento de esto último y el resto de sacerdote. No lo olvidemos nunca. Así las cosas, resultará que el sacerdote se encontrará ante una absoluta libertad, en lo que a este sentido se refiere. Le diré algo más. Solo practicarán el celibato aquellos que tengan una vocación especial. No hay una vinculación teológica con este problema y, en el futuro, la Iglesia terminará por aceptarlo. Caminamos, amigo, por etapas muy rápidas. No me sorprendería que de aquí a diez o veinte años la Iglesia haya sufrido grandes y espectaculares cambios. En esos momentos yo solo le pediría al hombre sencillo que se aferre a lo esencial de la fe cristiana. Que no adopte una actitud pasiva, que no soporte los cambios y que –al contrario- colabore con entusiasmo en este nuevo resurgir de la Iglesia de Cristo.

TEÓLOGOS HUMILDES

-UNDÉCIMA.- ME PREGUNTO SI NUESTROS TEÓLOGOS SON EMINENTEMENTE HUMILDES.

-En nuestro país, sí. La Teología ha tenido que luchar siempre contra el enemigo llamado racionalismo. A fuerza de querer interpretar los datos de la fe se llega a evacuar su mismísimo contenido. Para solventarlo, la única solución es ésa: ser eminentemente humildes. En España, como le decía, somos menos orgullosos como teólogos Pero esto puede representar una espada de dos filos. Significa –nada más y nada menos- que la Teología en España ha vivido demasiado de los “préstamos” del extranjero. Hoy, afortunadamente, parece que ha nacido una formidable generación de jóvenes teólogos.

“NUESTRA CABEZONA MORAL LEGALISTA”

-DUODÉCIMA.- ¿POR QUE LA MORAL ESPAÑOLA CONTINUA SIENDO TAN LEGALISTA?

-Quizás sea otro fruto de la tradición. Nuestra moral en efecto, es todavía muy legalista. Se aferra cabezonamente a lo que está bien y a lo que está prohibido, en lugar de sustituirla por una moral basada exclusivamente en el amor. Es posible que muchos piensen que el paso brusco hacia una moral apuntalada por el amor representaría abrir la mano de manera desmesurada. Pero no es así. El hombre -el español- se daría cuenta de que una moral de este tipo -una moral llena de amor- es más exigente que la basada en signos externos. ¿Cómo puede lograrse este cambio? Partiendo de una formación adecuada desde la primera infancia. Habría que dar a todos los cristianos un c1aro valor de lo que tienen ellos y los demás como personas
No cabe la menor duda de que la Iglesia –su Teología y sus hombres- han iniciado una carrera optimista y difícil hacia esa nueva y distinta comunidad cristiana. Como terminaba el padre Juan Llopis, “es básico que el hombre de hoy se desprenda de su yo y se desparrame sobre los demás como un fermento de amor”.


J.J. BENÍTEZ 

 

www.planetabenitez.com - www.jjbenitez.com © ®