"Blanquita", en plena representación (segunda por la izquierda)

MI PRIMERA ACTUACIÓN

Aún no había cumplido los seis añitos y ya hacía mis primeros pinitos como actriz.

Me eligieron para hacer el papel de lavandera, en un Belén viviente.

Quizá me hubiera gustado hacer el papel principal, el de la Virgen María (supongo que era el principal), pero me tocó lavar los pañales del Niño Jesús.

El papel no era tan malo, ya que tenía el honor de acercarme y entregar los pañales, bien limpitos, a la madre de Jesús y pronunciar una frase bien aprendida durante días de ensayos.

Aparte de nuestros familiares teníamos el honor de contar con la visita del obispo de Bilbao, monseñor Morcillo.

Con el obispo.


Parecerá mentira, pero aún tengo un leve recuerdo de la reverencia y el beso al enorme anillo del obispo. iQue tiempos!

La selección de actrices dependía de las notas y del buen comportamiento.

Según decían, yo era una niña modelo, obediente y muy buena, según las Teresianas.

"Blanquita": primera por la izquierda.

Lavando los pañales (primera por la derecha).

En la Institución Teresiana pasé más de diez años de mi vida, pero no recuerdo que me eligieran para ninguna otra obra de teatro; quizá empecé a portarme peor o quizá ya no era de las favoritas, así funcionaba aquello.

Pero viendo de nuevo las fotos la culpa quizá fue de mi madre, que se cansó de cortarme el flequillo y decidió dejármelo crecer.

De las ocho participantes sólo una, la que hizo el papel de San José y, porque con esos rizos, era imposible tener flequillo, las demás parecíamos salidas de la misma peluquería, con nuestros flequillos perfectos. ¿Sería la moda?

En esa época yo firmaba BLANQUITA. ¿Mi nombre artístico?

Así firmaba.
 

 

© www.jjbenitez.com