J.J. Benítez huye de las masas

OLIVER ZAZUETA. 2 de diciembre 2011.
Los lugares masivos como la Feria Internacional del Libro no son los sitios predilectos para el escritor J.J. Benítez, autor de Caballo de Troya, una de las sagas más vendidas en la historia de la literatura, que este año llega a su último libro, el número 9, la cual será presentada por el autor español el domingo a las 17:00 horas en el Salón Enrique González Martínez.

"Soy una persona muy tímida y estos acontecimientos me producen una muerte súbita, me cuesta bastante trabajo, afortunadamente no soy muy consciente de que lo que está pasando, porque si no me moriría. Oigo a la gente, me mandan mensajes, cartas y la mayoría me dicen que los libros les han hecho cambiar su perspectiva", expresó el escritor.

Caballo de Troya 9 (Planeta, 2011), subtitulado Caná, es la última parte de la exploración que Benítez hace sobre la vida de Jesucristo, una visión muy apartada de los evangelios que le ha traído detractores tanto en la Iglesia católica como de otros sectores que dudan de que sus aseveraciones tengan sustentos históricos tal como él afirma.

"Recuerdo que el primer volumen en 1984, cuando yo lo llevé a la editorial a Planeta, el editor me dijo que quitara 400 páginas y le dije que no. Él me dijo que era un libro con el que íbamos a morir y yo le dije, lo siento mucho", recordó.

A Benítez, quien también dedica parte de su tiempo a la investigación en ufología, las críticas no le han significado gran cosa a lo largo de su carrera.

"Cuando al principio de la saga un obispo de Monterrey sube al púlpito y me llama Satanás, pues hombre, quizás ahí sí tuvo repercusión, pero en el resto del mundo no significó nada", expresó.

"Me han llamado de todo, pero no me importa, yo soy coherente con la historia, tenía que contarla, he sido fiel a la información como periodista y luego cada uno que saque las conclusiones que quiera".

© www.jjbenitez.com