El fin del Caballo de Troya

J.J. Benítez entrega la novena y última saga de su libro

EL INFORMADOR /MAYRA TORRES DE LA O. 3 de diciembre 2011.

GUADALAJARA, JALISCO (03/DIC/2011).- La saga Caballo de Troya llega a su fin anuncia el escritor J.J. Benítez, quien ahora trabaja en dos libros, el primero dedicado a la vida pública de Jesús y el segundo a los muertos de Ciudad Juárez.

El autor nacido en España en 1946 promociona la novena entrega de 'Caballo de Troya'. Dice que 'confiar', una palabra que Jesús repetía, también está presente en su nuevo libro.

"La operación Caballo de Troya termina en el nueve, la información que falta por sacar, que es cierto, sobre la vida pública de Jesús, la voy a dar porque no me la voy a guardar, pero todavía no sé cómo lo voy hacer”, expresa J.J. Benítez, quien considera que la realización de esta entrega fue un trabajo que pensó que no terminaría porque era “mucha la información que yo tenía delante, y era muy complicado” como despertar de una pesadilla.

El trabajo de Caballo de Troya le llevó 27 años al autor español. “Si me dijeran que volviera a empezar me fusilan. No lo hago”, expresa el autor.

J.J. Benítez recuerda que enfrentó la muerte, “sufrí un gravísimo percance que nunca se aclaró”, desde entonces trata de tomar la vida con menos velocidad y disfrutar de los pequeños detalles como gozar una copa de vino o caminar descalzo sobre la arena. “Estuve a punto de morir en esa ocasión, vi la muerte durante cinco minutos y no vi nada más, solamente ese sueño dulcísimo que es la muerte”, expresa el autor.

Después de su experiencia con la muerte, Benítez escribió 'Cartas a un idota', “ahí analizó un poco la vida y llegó a la conclusión de que sólo valen las cosas pequeñas”.

El español comenta que escribir 'Caballo de Troya' le ha dejado una experiencia: la vida no es lo que parece, “todo mundo piensa que la vida es lo que es y que se acaba y no sabemos, para mí la vida es una cadena de experiencias, pero no es la realidad, cuando te mueres es cuando regresas a la realidad. Eso es lo que he aprendido, por tanto la vida me la tomo o me la intento tomar de manera más tranquila y segura, sin agobiarme tanto, y aún así me agobio por mi naturaleza humana”.

© www.jjbenitez.com