Juan José Benítez afirma que Algeciras es ‘zona caliente’ para los OVNIs

El investigador y escritor, Juan José Benítez, afamado internacionalmente, manifestó a este diario que Algeciras y diversas zonas del Campo de Gibraltar y del propio Estrecho son zonas denominadas calientes en cuanto al avistamiento y el contacto con objetos voladores no identificados de procedencia extraterrestre. Benítez narró determinados avistamientos que confirmados.

“Toda la zona de Algeciras es muy ‘caliente’ para el fenómeno OVNI”

J. J. Benítez —Periodista y escritor—

domínguez saucedo/algeciras

Desde hace más de treinta años, el popular escritor y periodista Juan José Benítez, conocido entre el público por su firma de J. J. Benítez, viene investigando el fenómeno OVNI en el Campo de Gibraltar, una materia en la que es un experto y que le ha reportado el reconocimiento mundial. El investigador atendió atentamente las preguntas de este diario en un local del centro de la ciudad.

—¿Qué le ha llevado a investigar en el Campo de Gibraltar el fenómeno OVNI?
En esta zona, las personas que más han investigado el tema OVNI son, fundamentalmente, Andrés Gómez Serrano y José Antonio Caravaca, que son excelentes investigadores, de los mejores de Europa. Ésta, no sabemos por qué, es una zona muy caliente. En toda la zona de Algeciras y de la costa hay casos desde tiempo inmemorial de aterrizajes, descensos de tripulantes, encuentros con ellos, secuestros... Todas las clases sociales se han visto implicadas en el avistamiento de estos objetos. Desde policías, sacerdotes, estudiantes, amas de casa… Por qué. Quizá porque está Gibraltar ahí al lado, que es una zona militar, conflictiva, difícil, complicada… todas las razones pueden ser verosímiles.

—¿Cuáles son los casos en la zona que más le han llamado la atención?
Es muy difícil escoger. Pero yo recuerdo un caso que ocurrió entrando en Algeciras, cerca de Pelayo. Ahí, hace ya unos veinte y muchos años, hubo un descenso a plena luz del día de una nave, y una persona, un vecino de esta ciudad iba con su furgoneta en dirección a Cádiz y se percató de la existencia de esa nave, a la izquierda de la carretera nacional, en un terreno inclinado, y el hombre tuvo la curiosidad de detener la furgoneta, bajar, cruzar la carretera y acercarse a un pequeño muro que todavía está, donde observó escondido un aparato típico, con una cúpula, unas patas y unas ventanillas como ojos de buey desde los que observaban unos individuos de aspecto humano con una especie de uniformes. Él intentó encender un cigarrillo y el mechero no le funcionó. Estuvo allí unos minutos, y finalmente se marchó. Y él contaba como, en la nave, vio unos símbolos, unas letras.

—Los escépticos suelen esgrimir que las personas que avistan siempre son de bajo nivel cultural...
Eso no es cierto, lo que pasa es que eso es falta de información. Yo conozco, concretamente en Algeciras, personas que tienen un nivel cultural alto, que tampoco tiene por qué ser importante. Lo importante es que digan la verdad y que sean buenos observadores. Yo recuerdo un caso de unos policías que estaban haciendo vigilancia cerca del puerto y observaron un objeto enorme que pasó por la vertebral de ellos con una especia de hache en la panza. Luego regresó ese objeto. Llegó hasta Gibraltar y volvió. Hay otros muchos casos de gente muy preparada, como ingenieros. Estamos engañados en el sentido de que, cuanto más culta sea una persona, menos va a mentir, y eso no es cierto.

—¿Cuál es la conclusión de sus investigaciones?
Yo llevo 35 años investigando, y tengo dos o tres certezas sobre el fenómeno OVNI, el resto son dudas y especulaciones. Las certezas son que es real, que es un fenómeno real, que existe, y que no son humanos. Es decir que los tripulantes o las civilizaciones, que son muchas, que pueden estar ocupando esas naves o esos objetos, no son de aquí, y la tecnología es extraordinariamente avanzada respecto a la nuestra, que no podemos ni soñar con esta tecnología, y que, por supuesto, no parecen agresivos.

—Usted también investigo un caso de un cazador en El Cobre...
Ese caso es de los primeros que investigué yo en esta zona. Era un piloto que estaba de cacería, y por la noche, vio un resplandor, una luz, y él se acercó, y vio un objeto posado muy cerca del suelo, grande, ovoide, y este hombre estuvo mucho tiempo sin hablar del tema. Al final, por una serie de circunstancias me lo comentó, y yo entiendo que fue real. Y en esa misma zona, un poco más abajo, hacia Getares, hubo un médico que también a plena luz del día, estaba dando un paseo en moto por la zona, y vio cruzar por delante de él un ser muy extraño que él, al principio, lo identificó con un simio, pero luego se pensó como médico que no era un mono, pero desapareció en la espesura. Bajó de la moto, y al lado, en un acantilado, estaba una nave posada, a la cual le hizo una fotografía. Ese es otro testimonio de los que yo entiendo como más interesantes.

—Usted también ha documentado casos de abducciones, ¿no?
Los casos de abducciones o secuestros son más complicados, porque exigen una mayor investigación de mucho más rigor, pero no son infrecuentes. Yo tengo en mis archivos un catálogo de 800 secuestros en todo el mundo. Digamos que merecen cierta confianza. Familias enteras, gente con o sin vehículo. Yo recuerdo un funcionario de La Línea que venía por la carretera nacional antigua con su furgoneta y tuvo un percance, un encuentro que se interpretó como un secuestro porque apareció en otro sitio con la furgoneta. Inexplicable. Él no podía entender cómo había recorrido ese espacio de kilómetros en tan poco tiempo.

—En estos casos se debe enfrentar siempre a la incredulidad de la ciencia...
Lo que diga la ciencia, a los investigadores serios y de campo no nos preocupa excesivamente, porque la ciencia no investiga este fenómeno. Entonces es muy fácil hablar, y es muy fácil pontificar y matizar. Lo que hay que hacer es salir al campo e investigar, y eso la ciencia no lo hace por otra serie de razones que no vienen al caso. El criterio de la ciencia, para mi, es absolutamente ninguno respecto de su validez, lo mismo que el testimonio de personas de mala fe o que simplemente no tienen información.

http://www.publicacionesdelsur.net/diarios/cadiz/faro/index.shtml 11-Feb-2007

www.jjbenitez.com ©