J.J. Benítez: "No creo en la política; considero que es el arte de la corrupción"

Prefiere entrevistar que ser entrevistado, pero asume que su fama le lleva a tener que responder algunas preguntas. Sin embargo, está lejos de tener todas las respuestas. “La verdad no la conoce nadie y quien diga lo contrario, miente”. Investiga en A Coruña sobre los temas que más le apasionan aunque es reacio a dar más datos sobre sus andanzas, siempre cercano al misticismo. “En el momento en que te mueres, empieza la verdadera aventura”, dice.

Al escritor Juan José Benítez (Pamplona, 1946), más conocido como JJ, no le gusta precipitarse, por eso no desvela las investigaciones que está realizando en A Coruña. Sin embargo, conociéndole, seguro que tienen algo que ver con el fenómeno OVNI, una de sus pasiones. Sin embargo, su último libro no tiene nada que ver con ningún misterio extraterrestre, sino con el misterio que encierra la vida. De la mano con Frasquito está dedicado a su nieto, al que intenta aportar con esta obra toda la sabiduría que ha recopilado a lo largo de su vida. 
Y, mientras Frasquito se hace mayor, aprovecha para seguir con sus investigaciones. Acaba de visitar Galicia, en donde indaga en temas que no quiere avanzar. Tampoco le gusta demasiado hablar de sí mismo aunque cuando comienza a responder se relaja. Mueve las manos y mira de frente. Contesta con una voz cálida, suave y dulce. Cuando habla, se aísla y se contraría si lo interrumpen. No le gusta sentirse observado pero no para de observar.

¿Qué es más fácil, hablar sobre los demás o sobre uno mismo?
Es muchísimo más fácil hablar de los demás, es más cómodo. Cuando se trata de mí mismo, lo paso muy mal

¿Cómo se aprende a leer lo que no se ve?
Es muy complicado. Es un problema de tenacidad. El instinto funciona muy bien, es lo que funciona en mi caso y cuando el instinto me dice: “atención” es cuando yo pongo todo mi interés, cuando utilizo la tenacidad para intentar ordenar las piezas de aquello que no ves, de aquello que es desconocido, que no termino de entender y aún así me equivoco. 

¿Para acercarse al misterio hay que tener una actitud especial o una aptitud?
Yo, a estas alturas, creo que tienes que estar programado. Hay mucha gente que se acerca a muchos temas y dura treinta segundos. Otros queremos apartarnos de determinados temas y no hay forma. Yo creo que cada ser humano tiene su propio plan, su propio trabajo diseñado minuciosamente para lo que sea, da igual... Para sacar carbón de una mina, para dedicarse al arte o a la literatura o la ingeniería aeronáutica, da igual…

De tal forma que se puede decir que para algunas profesiones se nace….
Yo creo que todo el mundo llega aquí con un plan previamente diseñado, establecido, del que no te puedes apartar, incluso lo intentas y no lo consigues.

¿Y el libre albedrío?
Es que yo no creo en la libertad. La libertad para mí es un bello sueño que mucha gente ha procurado imbuirle a la civilización humana a lo largo de la historia y en nombre de esa libertad se ha masacrado, se ha machacado al otro bando. Para tener esa libertad necesitas toda la información, nadie tiene toda la información, ni la tendrá nunca.

¿Quién nos dirige? ¿Cuál es el demiurgo?
Yo creo que somos nosotros mismos los que elegimos. No es que haya un dios, ni una divinidad o muchas sino que hay un orden establecido, que yo no comprendo, que acepto, somos nosotros antes de nacer quienes diseñamos ese plan. Yo quiero vivir tales experiencias, en tal época, con tales personas y eso es lo que tú vienes a hacer aquí y eso es lo que yo creo que vienes a cumplir.

En nombre de lo que no se ve hay grupos que se erigen en conocedores de lo que los demás no pueden ver. Esto es muy peligroso.
Muy peligroso. La verdad no la conoce nadie y quien diga lo contrario miente, entonces aquellos que dicen tener la verdad son los más peligrosos porque la verdad no es accesible a nadie. La verdad es una entelequia, que quizás alguna vez, no sé donde, podamos vislumbrar. Nadie conoce la verdad y si alguien dice que conoce la verdad miente.

En ‘Caballo de Troya’ se habla de Jesús de Nazaret. ¿Quién se ha aproximado más a la figura de este personaje que para algunos es Dios?
Yo tengo algo de información sobre Jesús y la verdad es que es un personaje al que he dedicado parte de mi vida. Lo que voy a decir es algo que siento: Jesús de Nazaret es un hombre Dios, que no puede comprender, al que se le ha manipulado desde el principio hasta hoy. Es un hombre y, al mismo tiempo, no lo comprendo muy bien, es una divinidad porque el pensamiento de este señor y sus obras son auténticamente revolucionarias, no en el sentido político porque hacía prodigios que no están a nuestro alcance, que estarán al alcance de alguien que tiene un poder y no sé cómo es, ni me importa. Creo en ese Jesús de Nazaret que ha sido manipulado, tanto él como su mensaje, por todas las religiones del mundo. Es decir, Caballo de Troya es un libro mágico en el que tengo poco que ver.

¿Le asusta la muerte?
Me asusta la forma de morir. Lo que es la muerte, el ascensor, no me preocupa. Siento auténtica curiosidad, sé lo que hay y eso no es bueno porque no me permite disfrutar de lo que hay que es la vida y la vida hay que vivirla al instante porque es una cadena de experiencias. La vida es una antesala de una aventura sin estrenar. En el momento que tú mueres despiertas en otro lugar y ahí empieza la verdadera aventura, y no mueres más.

Sin embargo la vida es muy injusta con algunas personas…
La vida es muy injusta, aparentemente. Yo antes veía a la vida así hasta que medio entendí que cada uno viene aquí con un plan trazado por él mismo y el señor que está en la calle es algo que ha elegido él. Por tanto, cada uno vive su cadena de experiencias y por eso la vida parece injusta.

¿Usted qué hace, crónica de ciencia ficción o periodismo de lo que no existe?
Yo soy un escritor que busca. Probablement,e hago periodismo, investigación, libros y un trabajo de difusión.

¿Cree que la ciencia nunca descubrirá los enigmas del hombre?

La ciencia va descubriendo cosas y cuanto más descubre más se queda con la boca abierta y más se introduce sin querer en el terreno de la intuición, del misticismo, del arte. Dos por dos pueden ser cinco, pero para eso tienes que tener la mente muy abierta y muy despejada.

¿Qué le sugiere la idea de los universos paralelos?
Eso es absolutamente cierto. Probablemente, están aquí pero no tenemos la capacidad para llegar a ellos. Los que viven en la quinta o en la sexta dimensión tienen capacidad para llegar aquí. Esto explicaría el fenómeno ovni.

Y a los extraterrestres, ¿por qué los disfrazamos de verde?
Probablemente, porque le tenemos miedo a lo desconocido. La gente no quiere complicarse la existencia. Hay pruebas de que esas civilizaciones son reales. Ahora bien, hay intereses bastardos de gente a la que no le interesa que eso prospere por razones religiosas, sociales, políticas.

¿Qué es el éxito?
Es un malentendido. A mí no me gusta el éxito.

¿Y la tentación de la vanidad?

Existe. Yo he tenido momentos de gloria y me he dejado llevar pero ahora tengo la edad suficiente para pensar que ése no es el camino.

¿Sigue el debate político?
Veo como están las cosas pero me aburre. No creo en la política, creo que es el arte de la corrupción.

Y a todos esos que le critican habitualmente, ¿qué les dice?
Que no se preocupen yo sigo mi camino.

¿Su mejor novela está por escribir?
Mi mejor novela está escrita ya, pero no sé si se podrá publicar. 

Xornal.com Actualizado 28/07/2009 - 03:17 h.
 

© www.jjbenitez.com