Entrevista a J.J. Benítez
 

20 años de la desclasificación militar


Han transcurrido veinte años desde que comenzara el proceso de desclasificación del material OVNI que guarda el Ejército del Aire. Un tiempo y un proceso que se muestra repleto de luces y sombras. Dos décadas más tarde, Juan José Benítez -el primer periodista que reveló la existencia de expedientes secretos relacionados con OVNIs- rompe su silencio y desvela a ENIGMAS informaciones que permanecían ocultas y censuradas sobre el proceso de desclasificación militar…

 

Lorenzo Fernández Bueno y Francisco Contreras Gil. ENIGMAS nº 200.

Juanjo, ¿podemos decir que la desclasificación OVNI del Ejército del aire fue transparente?

Para mí, hoy, veinte años después, es uno de los mayores engaños de la historia moderna de la ufología en España. Fue una tomadura de pelo. La desclasificación se terminó, nadie sabe por qué, porque hay cantidad de casos que siguen archivados que no han visto la luz. Engañaron al pueblo, al ciudadano, absolutamente; como otras muchas veces.




Hubo personas que actuaron de forma paralela en la desclasificación para darles explicación. ¿De qué forma y quiénes fueron los protagonistas?

Recuerdo que durante los primeros momentos, cuando empezaron a salir los documentos a la luz en el Cuartel General del Ejército del Aire en Madrid, empezamos a ver cosas raras. Muchos investigadores teníamos información previa, ya habíamos analizado varios y empezamos a ver que se empezaban a deslizar en los informes unas conclusiones –por parte del juez o jueces instructores, del que dirigía la desclasificación, que era un oficial de inteligencia de la fuerza aérea–, que no tenían sentido. Trataban de echar por tierra el caso, echando mano del planeta Venus, de chatarra espacial… de las excusas de siempre. Empezamos a darnos cuenta de que había algo extraño. Recuerdo que elevamos una serie de cartas al Ejército del Aire, protestando, reclamando transparencia, y no nos hicieron caso. Enviamos un montón de firmas al Estado Mayor del Aire exigiendo transparencia. Y ahí nos dimos cuenta de que era imposible. El proceso llevaba un ritmo. Tenían un objetivo, unas consignas muy concretas… A pesar de las protestas, ellos siguieron con su consigna, que era desvirtuar el fenómeno OVNI, desde mi punto de vista. Echarlo por tierra: no existe nada, no tenemos nada, la mayor parte no son más que estrellas y globos sondas, y, además, mintiendo. Es decir, cuando empezamos a contrastar lo que decían los informes con lo que habíamos investigado, nos dimos cuenta de que todos, o casi todos, los casos estaban manipulados, y con una información que llegaba por la puerta de atrás del Cuartel del Ejército del Aire, por parte de civiles, –supuestamente investigadores–, como el Sr. Plana Crivillen, el Sr. Ballester –a la cabeza–, como el profesor Will Smith, en fin, una serie de personas que –quizás con buena voluntad algunos, sin saber los tejemanejes que se desarrollaban entre Ballester y el Ejército del Aire–, colaboraban aportando información sobre los casos que les pasaba el Ejército del Aire –previamente a la desclasificación, y esto es serio– al señor Ballester. Ellos emitían un juicio. Una evaluación técnica decían de lo que podía ser los OVNIs vistos, eso entraba por la puerta de atrás del Ejército del Aire, y en eso se basaban las conclusiones que aparecían y que aparecen en los informes. Es decir, un fiasco.

¿El objetivo entonces era tergivesar? Detrás de una manipulación siempre hay un porqué. ¿Cuál es el porqué?

Yo no tengo las pruebas escritas pero casi al cien por cien, moralmente, estoy convencido de que el Ejército del Aire de aquella época lo que hacía, y todavía hace, era cumplir órdenes de los gringos. Éramos y somos una colonia norteamericana, desde el punto de vista militar sobre todo, y los norteamericanos lo pidieron, lo exigieron. Se iba a producir una serie de desclasificaciones de informes OVNIs en el mundo y España iba ser uno de los primeros gobiernos en hacerlo. Consigna: desvirtúen el fenómeno. No existe. Consigna militar norteamericana. ¿Para qué nos vamos a andar con paños calientes?

Metidos ya en la manipulación de los expedientes, ¿qué explicaciones dieron los "expertos" a los casos?

Te refieres a los expertos entre comillas. No nos pilló de sorpresa explicar que, por ejemplo, en el famoso caso de mayo del 68, en el que se vieron una serie de objetos en España, salieron cazas y concluyeron que había sido producto de globos franceses. Nos fuimos a Francia, al centro de lanzamientos de globos, y entonces con las fechas de los casos, dijimos: ¿qué lanzamientos hubo esos días? Nos dieron todos los documentos y en algunos casos coincidía que en aquellos días se habían lanzado globos pero no habían pasado los Pirineos. Los pillamos porque ni siquiera la Fuerza Aérea había tenido la precaución de preguntar al centro de lanzamientos si los globos habían pasado hacia España.

"Estoy convencido de que el Ejército del Aire durante la desclasificación cumplía la órdenes de los gringos"

Y las demás explicaciones eran idénticas. Yo recuerdo una de las manipulaciones más espantosas que fue un caso que protagonizaron dos pilotos de Iberia. Creo que era el Iberia 435, volaba de Mallorca a Madrid. Despegó, a las 21.05 horas del 25 de febrero del 69. Entonces, vieron un objeto en el morro del avión, reportaron el asunto, lo desclasifica el Ejército del Aire y te encuentras con sorpresa de que era el planeta Venus. Y te pones a estudiar y te das cuenta de que los militares habían cambiado la hora del despegue para hacerlo coincidir con la posición del planeta Venus. Si el avión despegó de Mallorca a las nueve de la noche, lo militares lo cambiaron por las 21 horas Zulú, que es una hora más. En el año 1975, en enero, en las Bárdenas Reales, en Navarra, se ven una serie de objetos, sale una patrulla para ver qué pasa, los objetos se van, se hace un expediente y la explicación que dan es que todo fue el halo de la Luna. Cuando se desclasifica el informe en el 92, resulta que viene la explicación real, lo que contaron los militares, no la explicación de los militares a la prensa. Todas las explicaciones son de este orden, absolutamente vergonzosos. Por eso digo que la desclasificación es un fraude.

¿Cómo comienza la colaboración de estos "expertos" con el Ejército del Aire? ¿Quiénes eran las personas que colaboraban?

Según mis noticias el Ejército del Aire contacta con Ballester Olmos, o al revés, probablemente al principio contacta él con el Ejército del Aire... entonces se prometieron amor mutuo, supongo, pero no llegaron a firmar un acuerdo laboral que yo leí y que se ha hecho público en internet y en el que Ballester trataba de que el Ejército del Aire le pagara, o hubiera un trato de favor, un contrato laboral en definitiva, por el trabajo de asesoramiento al Ejército en el tema OVNI. El Ejército del Aire no accedió con buen criterio porque pensó que se iba a empañar su nombre... y aún así se empañó. Siguieron bajo cuerda, sin contrato, las conexiones, los contactos, los viajes, las reuniones, y Ballester se rodeó de un equipo que ya conocía, con el que colaboraba desde hacía tiempo, que aparentemente eran ingenieros y titulados en no sé cuantas cosas... y resulta que el Ejército antes de desclasificar los expedientes le pasaba la información, a Ballester, Ballester la repartía entre estos satélites colaboradores, bajo la condición de secreto absoluto. Entre todos armaban una explicación, y esa información entraba de nuevo en el Ejército, que lo evaluaba, y lo que consideraba oportuno lo sacaba en las conclusiones del informe del caso. Este era un poco el proceso. Gratis, no cobraron en ningún momento que yo sepa, pero digamos que se satisfacía el ego de algunas personas y se tenía acceso a determinados papeles antes de que se desclasificaran.

¿Por qué se mutilan los expedientes, como ocurre en el caso Manises?

Porque cualquier cosa que pudiera ratificar que el fenómeno OVNI es real no interesa a los militares. Cuando un caso es especialmente importante, se trata de echar por tierra como sea. Se aborda cualquier explicación, se suprimen las partes que pueden ser un peligro. En Manises, hay cosas manipuladas, la declaración del piloto -según me contó él mismo- estaba manipulada. Te voy a decir una cosa: hay expedientes más manipulados que el de Manises. El de Manises es un clásico porque saltó a la prensa, porque se formuló una pregunta en el Parlamento con Múgica. Me presenté en el despacho de Múgica, y le planteé el problema, él lo conocía y se brindó a hacer una pregunta, que le escribí yo, en el Parlamento. Pero no es el caso más terrible. El que tuvo lugar una semana después en Motril fue peor. Se ha suprimido.

 

¿Cuál es para ti el caso más escandaloso de manipulación?

Hay muchísimos. Ahora mismo me viene a la memoria el del 4 de noviembre de 1970 que no está, que es peor que manipular. Lo protagonizaron dos cazas Sabres con base en Zaragoza que salieron a hacer un ejercicio rutinario a Asturias y Santander, de día, y a los que de repente -uno lo llevaba Sáez Benito y otro Carballo- se les puso detrás un enorme huevo, con ventanillas, sin ruido... Un huevo, ¿cómo va volar un huevo? Se pone detrás y les acompaña. Los pilotos me decían que tenían tal pánico que volaban bajo, a la altura de los pueblos, para que la gente viera lo que llevaban detrás. Y el extraño artefacto conocía las tácticas de combate, cualquier maniobra de evasión la neutralizaba. Llegaron tan asustados a la base que Sáez Benito se olvidó de hacer el expediente y de firmar nada. Ese es uno de los casos más espectaculares que nunca se ha desclasificado. Y luego hay otro que a mí me impactó mucho por la manera de actuar, tan sibilina de determinados militares. El 15 de mayo de 1969 un avión de Iberia iba en vuelo inaugural a París y en un momento determinado un objeto aparece delante del morro. Un pasajero filmó ese objeto con una Super-8. Ese avión aterriza en París y cuando bajan el pasaje y los periodista, en el aeropuerto están los militares esperando al señor que había filmado el objeto y le quitan la cámara. Le dijeron: "Si no me da usted la cámara le quito el pasaporte". Y el pobre señor, Fernández Retuerte, tuvo que darles la cámara con la película. Esa película llegó al Ministerio, la vieron todos los pilotos y desapareció. ¿Dónde está la película? Sobre ese caso en el expediente no se cuenta nada de esto, se manipuló absolutamente, amenazando.

¿Qué pruebas existen de la manipulación del proceso de desclasificación militar del tema OVNI?

Tenemos muchísimas pruebas. ¿Por qué tengo yo una serie de expedientes oficiales, con los sellos, con las desclasificaciones, y no se han desclasificado? Te voy a contar una anécdota que no he publicado. En una región aérea española, en los años setenta, en una de las oficinas había un armario de color verde metálico, grande, con un hierro cruzado y un enorme candado que abría una brigada. En él había más de doscientos expedientes OVNI, solo de esa región. De ellos no se ha desclasificado ninguno. Cuando lo que se llamaba entonces el MOA -Mando Operativo Aéreo, en Torrejón de Ardoz-, pide a sus regiones aéreas información sobre casos que pueden estar perdidos relacionados con el fenómeno OVNI, en esa región aérea se reúnen una serie de oficiales, sacan varios expedientes del armario verde, y ponen a un oficinista a escribir; un expediente cualquiera es dictado por el oficial al oficinista y se cambian los textos para engañar a sus propios compañeros militares.

 

¿Qué es la IG 40/5?

En un documento que se saca en la desclasificación y que consiste básicamente en un largo cuestionario en el que se plantean preguntas sobre el tema OVNI. Lo más interesante y sorprendente de todo es que los mismos militares que están echando por tierra el fenómeno con sus consideraciones y conclusiones en cada uno de los expedientes, en este documento preguntan a los testigos por los objetos y por los tripulantes de los OVNIs. Uno se queda a cuadros, porque si usted está tratando decir que todo esto es mentira, ¿por qué secretamente -porque es una informacíón dedicada única y exclusivamente a los jueces instructores que van a investigar futuros casos OVNI- se les plantean preguntas de cómo eran los tripulantes, si eran altos o bajos, si llevaban equipo respiratorio o no...? Además de eso, el cuestionario está inspirado en lo que piensan y en lo que ya habían escrito los satélites civiles que habían trabajado, o que trabajaban con los militares. No se privaron de sacar dibujos, que todos conocemos, que habían sacado en sus revistas. La IG 40/5 yo creo que fue un desliz del Ejército del Aire, que no se dio cuenta que por un lado estaba intentando cargarse el fenómeno OVNI y que otro lado preguntaba cómo eran esos objetos y sus tripulantes.

 

© www.jjbenitez.com