LA OTRA GUERRA

 

     Información procedente de distintas agencias de inteligencia.

1763

     En la lucha contra el pueblo indio americano, los ingleses utilizaron mantas contagiadas con la viruela.  Dichas mantas fueron “regaladas” a las tribus de los shawnee, de los delaware y de los mingo. Lord Amherst, en una carta al coronel Bouquet, comandante de las fuerzas inglesas en Pensilvania, decía en aquellas fechas: “¿No habrá una manera de infectar a las tribus revoltosas con viruela?” Bouquet respondió: “Procuraré inocularles la enfermedad con mantas que les haré llegar por casualidad….. Tomaré precauciones para no contagiarme…”  Bouquet ordenó al capitán Ecuyer que citara a los jefes indios de la tribu delaware en el fuerte Pitt. Allí, el 24 de junio, los indios  -“como símbolo de nuestro aprecio”-  recibieron las mantas infectadas de viruela. La mortandad se extendió por todo el valle del río Ohio.

1814

     Andrew Jackson, cuyo rostro aparece hoy en los billetes de 20 dólares, fue el supervisor de la mutilación de más de 800 cadáveres de indios crik, masacrados por sus tropas. Fueron cortadas las narices, para tener constancia del número de muertos. Jackson hizo tiras con la piel de los indios, para convertirlas en riendas para los caballos.

1918

     La guerra biológica en el mundo arranca  –oficialmente-  en 1918, con la formación de la llamada “Unidad 731”, en Japón. Se trató de una unidad del ejército nipón, especializada en guerra química y bacteriológica. Por su parte, Estados Unidos no quiso firmar los acuerdos internacionales de 1897 y 1907 por los que se prohibían “los proyectiles cuyo objeto es la difusión de gases asfixiantes o nocivos”. En la I Guerra Mundial fueron utilizadas más de mil toneladas de gas mostaza y proyectiles de cloro contra las tropas alemanas. En esa guerra se dispararon 124.200 toneladas de proyectiles de gas nocivo, que causaron 400.000 muertos. La indignación popular condujo al acuerdo de Ginebra (1925), firmado por USA, que prohibió el uso de gases asfixiantes, tóxicos y nocivos.

1931

     Las primeras experiencias, de las que se tiene constancia, sobre el efecto de células cancerígenas sobre seres humanos se llevó a cabo en Puerto Rico. Las efectuó el doctor Cornelius Rhoads, con el patrocinio del Instituto Rockefeller para Investigaciones Médicas. Cientos de ciudadanos fueron infectados con células cancerígenas. Rhoads estableció laboratorios para la guerra biológica en Maryland, UTA y Panamá. Formó parte de la Comisión de Energía Atómica de los Estados Unidos, desarrollando experimentos de exposición a radiaciones entre los soldados norteamericanos y entre los pacientes de un hospital civil.

1932

     Al iniciarse los estudios sobre la sífilis, doscientos hombres negros, que padecían dicha enfermedad, fueron utilizados como conejillos de indias. Nunca se les dijo que habían contraido la citada enfermedad venérea. De esta forma observaron el desarrollo de la misma. Las esposas y mujeres de estos hombres tampoco fueron informadas. Casi todos fallecieron a consecuencia del “Tuskegee syphilis”.

1940

     Cuatrocientos reclusos de las cárceles de Chicago (USA) fueron infectados con malaria, para estudiar los efectos de nuevos medicamentos sobre la enfermedad. La operación fue denunciada  en el proceso de Nüremberg por los médicos nazis.

1941

     Durante la II Guerra Mundial, Estados Unidos incrementó la producción y los programas de armas químicas y bacteriológicas. El Servicio de Guerra Química recibió millones de dólares y el apoyo de la universidad y de la industria privada. En agosto de 1942, George Merck, presidente de la compañía farmacéutica “Merck-Co.”, aceptó el nombramiento de jefe del nuevo Servicio de Investigación Bélica e inició docenas de proyectos secretos con otras tantas universidades. Uno de los objetivos era la fabricación de bombas ántrax, para ser utilizadas contra Alemania. Cada bomba podía destruir a los seres vivos existentes en una zona de 65 kilómetros cuadrados. Entre los blancos previstos se hallaban Berlín, Hamburgo, Francfort, Aachen y Wilhelmshafen. No llegaron a ser utilizadas porque Alemania se rindió.

1943

     Estados Unidos inicia las investigaciones sobre armas químicas y bacteriológicas en el tristemente célebre Fort Detrick, en Maryland.  De allí partieron las operaciones más destructivas y diabólicas.

     Ese mismo año, USA envió en secreto a Europa un buque con bombas de gas mostaza, preparadas para ser utilizadas contra los ejércitos alemanes. Alemania hundió el buque. Murieron 83 marineros y 534 resultaron heridos. El incidente no fue desvelado hasta 1959.

1944

      La Marina Norteamericana utilizó a seres humanos para probar máscaras de gas. Fueron encerrados en cámaras de gas y expuestos a gas mostaza y a la lewisita.

1945

     Estados Unidos pone en marcha el Proyecto “Paper clip”. Científicos nazis son reclutados por la CIA y los servicios de Inteligencia Militar para que trabajen en USA, en proyectos de alto secreto. A cambio se les concede la inmunidad y una segunda identidad.

1950

     La Marina Norteamericana lanzó una nube de bacterias sobre San Francisco, con el fin de probar la indefensión de la mayoría de las ciudades. La operación se llevó a cabo desde un buque de guerra. Los enfermos de neumonía se contaron por decenas. La bacteria utilizada fue la “Serratia marcescens”.

1951

     Corea del Norte fue atacada por Estados Unidos con experimentos biológicos que provocaron la peste entre la población. Murieron miles de coreanos. Fueron utilizadas plumas de aves infectadas con ántrax, pulgas y mosquitos. Además de la peste fue inoculada la fiebre amarilla.

1952

     Corea del Norte fue bombardeada por los Estados Unidos a razón de 280.000 litros diarios de napalm.

     En diferentes series de experimentos, USA lanzó nubes “no dañinas” sobre seis ciudades norteamericanas y canadienses, con el fin de observar la evolución y el desarrollo de las emisiones químicas.  Se detectaron numerosos problemas respiratorios. Los ciudadanos nunca fueron informados.

Foto: Iván Benítez.

1953

     Militares USA soltaron nubes de gas sulfuro de cadmio y zinc sobre las ciudades norteamericanas de San Louis, Winnipeg, Leesburg, Fort Wayne y el Valle del río Monocacy.

     Entre 1949 y 1969, Estados Unidos realizó en secreto un total de 239 pruebas con agentes químicos, todas ellas al aire libre.

1956

     Militares norteamericanos soltaron mosquitos infectados con la fiebre amarilla en Savannah (Georgia) y Avon Park (Florida). Los militares se camuflaron como funcionarios de salud pública, con el fin de comprobar los resultados.

1961-1973

     Durante la guerra del Vietnam, Estados Unidos lanzó siete millones de toneladas de bombas sobre Vietnam, Laos y Camboya (el triple que en la II Guerra Mundial), además de un número no conocido de armas químicas, bombas incendiarias de fósforo blanco, agente naranja y gases lacrimógenos y neurotóxicos. Fueron muertos más de tres millones de vietnamitas. Millones de hectáreas fueron envenenadas.

1962-1996

     La CIA contaminó un barco cargado de azúcar que hizo escala en Puerto Rico. La carga iba destinada a la antigua Unión Soviética.

     También en 1962, un agente de Inteligencia Militar USA pagó 5000 dólares a un técnico canadiense que trabajaba en Cuba para infectar los pavos de la isla con un virus mortal. En 1971, la CIA entregó el virus que causa  la peste porcina africana a varios exiliados cubanos. Seis semanas después tuvieron que ser sacrificados 500.000 cerdos.

1970

     Los Estados Unidos intensificaron los programas para el desarrollo de “armas étnicas”, destinadas a terminar con grupos étnicos definidos. Negros y homosexuales fueron incluidos en la operación.

1975

     La sección de virus de Fort Detrick recibió un nuevo nombre: Instalaciones Fredick para la Investigación del Cáncer, bajo la supervisión del Instituto Nacional del Cáncer (USA). En dicho centro se inició un programa de investigación sobre el cáncer para la Marina de los Estados Unidos. Se trataba de desarrollar un virus que provocase el cáncer. En Fort Detrick se aisló también el “HTLV”. Un virus para el que no existe inmunidad en el ser humano.

1981

     Más de 300.000 cubanos fueron infectados con la fiebre hemorrágica del dengue. Los mosquitos responsables de la enfermedad fueron puestos en libertad en la isla de Cuba por colaboradores y agentes de la CIA.

1994

     Muchos de los soldados que tomaron parte en la llamada “Tormenta del desierto” fueron infectados con una variedad del “Mycoplasma incognitus” En la estructura del “Micoplasma” se descubrió parte de la proteína del HIV. Ello significaba que había sido fabricado en el laboratorio. Estados Unidos era el único productor.

1995

     Los agentes biológicos utilizados en la guerra del Golfo por Estados Unidos fueron experimentados inicialmente por los reclusos de las cárceles de Texas. La producción se llevó a cabo en Florida y Texas.

 

P.D.- La relación de aberraciones protagonizadas por los militares es interminable.

 

 

www.jjbenitez.com ©