La piedra de la Reina, al salir de Ica. (amplia información en mi página web: jjbenitez.com (“La vuelta al mundo en 80 fotos”)

Falsa y falso

     No suelo entrar al trapo cuando me critica gente mediocre o necios profesionales.

     Esta vez sí lo haré, sin que sirva de precedente.

     Anda rondando por ahí un libro basura –“La soledad de la Reina” , en el que las injurias suceden a los infundios y éstos, a su vez, se mezclan con las mentiras.

     Mostraré dos páginas, como ejemplo:

 

     En un total de 45 líneas he contabilizado 20 falsedades.

     Veamos algunas de las más lamentables:

     No fue un “grupito de periodistas” el que fue a Perú, en la visita de los Reyes a dicho país, sino 63 profesionales, todos acreditados.

     Pilar Eyre, autora del libro basura, no se atreve a dar el nombre del colega que dice que le informa. Todo el mundo sabe que fue Jaimito Peñafiel, cuya credibilidad es nula.

     No es cierto que la Reina no se hablara con el Rey y mucho menos que se hiciera muy amiga mía. Tengo el honor de conocerla desde 1974, cuando era Princesa. Habíamos hecho otros viajes juntos.

Momento de la descarga de la piedra grabada en los jardines del palacio de La Zarzuela, en Madrid. El Rey no aparece. Jaime Peñafiel sí está presente.  (Foto: Gianni Ferrari)


La Reina, entre los periodistas que le obsequiaron la piedra grabada de Ica. A la derecha aparece Sabino Fernández Campo, jefe de la Casa Real. (Foto: Gianni Ferrari)

     La señora Eyre demuestra, una vez más, su ignorancia supina. ¿Qué son los “cuerpos astrales”?

     La Reina jamás habló de su padre como iniciado. Otro invento de Jaimito Peñafiel.

     Y sigue la basura: Eyre afirma que yo le compuse un soneto y que lo leí por la noche, en el hotel. No fue así. Un total de ocho periodistas (entre los que estaba Peñafiel) obsequiamos a la Reina (el día de su cumpleaños) un libro de poemas. Y no fue en Perú.  Fue en Indonesia. A Jaimito le patinan las neuronas… Dicho libro se encuentra en el Palacio de la Zarzuela. Hay fotos del acto…

Peñafiel.

      Nunca visitamos las ruinas de Nazca. Fue un sobrevuelo de las líneas de la pampa, y en un avión militar. Nos acompañó la matemática alemana María Reitcher, estudiosa de dichas líneas. Uno de los pasajeros fue Peñafiel.

     La señora Eyre pretende menospreciarme cuando me califica de “escritor de ciencia-ficción”. Su ignorancia es venenosa. Jamás he escrito sobre ciencia-ficción.

     Y tampoco he instruído a la Reina, ni a nadie, “sobre la huella de los incas en las civilizaciones posteriores”. La empanada mental de Peñafiel es de categoría…

     Y siguen los infundios: “¡el Rey se reía de todo aquello!” Falso. Otro invento de Peñafiel…

     Tampoco se compró ninguna piedra en Perú. Fue un regalo del doctor Javier Cabrera, de Ica. Yo mismo la transporté hasta el aeropuerto de Lima.

     ¿Fue la piedra en cuestión enviada por los incas desde algún planeta u ovni, como escribe Pilar Eyre? No es fácil escribir tantas estupideces en tan pocas palabras.

Eyre.

Jaimito Peñafiel.

     La piedra grabada de Ica, que no pesa 3.000 kilos, sino 200, no fue depositada en la piscina de la Zarzuela, sino en los jardines, como puede apreciarse en las fotografías de Gianni Ferrari. El traslado a la piscina fue posterior.

     “Y Benítez –escribe Eyre– le hizo (a la Reina) una traducción del astral o inca al español”. La mala baba de Eyre y de Peñafiel sólo son comparables con su ignorancia.

     En cuanto a la presencia del Rey en la entrega de la piedra grabada  a la Reina, más falso aún. Como puede apreciarse en las imágenes que adjunto, el Rey no asistió a dicha entrega. Lo más lamentable es que Peñafiel sí estuvo en el acto. En consecuencia, miente. En consecuencia, Pilar Eyre miente.

     En suma, esto es lo que llamo periodismo amarillo, (pura basura).

Eyre y Peñafiel.

 

© www.jjbenitez.com