TERCER JUICIO: 1990

ANTONIO RIBERA, CONDENADO

Intentó usurpar cinco libros de J.J. Benítez

 

     A pesar de los durísimos ataques, y de los intentos de desprestigio, continué mi labor de investigación y de difusión.  En abril de 1984 inicié un nuevo proyecto titulado “Informes secretos de Ummo”.  Un año más tarde fue terminado y enviado a la editorial Planeta.  El trabajo –inédito hasta hoy- fue armado en cinco volúmenes.  La obra, como digo, nunca vería la luz…

      Como ya he referido en otros capítulos de “Peor, imposible”, los años 1985, 1986 y 1987 fueron especialmente salvajes en lo que a agresiones se refiere.  Antonio Ribera, Enrique de Vicente y Ballester Olmos fueron algunos de los principales instigadores, como se podrá comprobar en el presente informe.  A los tres meses del pago de la indemnización establecida por el juez (250.000 pts), el señor Hernández Franch prosiguió los ataques y calumnias contra mi persona. Yo no daba crédito a lo que veía…

Enrique de Vicente, otro de los instigadores de la campaña de difamación contra J.J. Benítez (Foto: J.J.Benítez)

      En uno de estos panfletos (reproducido íntegramente), el tal H. Franch afirmaba que sus informantes eran Moya Cerpa, Antonio Ribera y V.J. Ballester Olmos.  Una vez más me acusaba de plagio… Las respuestas de dos de ellos no se hicieron esperar (ver cartas de Ribera y Moya Cerpa).  Enrique de Vicente y Ballester Olmos no rechistaron.  Tanto Ribera como Antonio Moya descalificaron el panfleto injurioso, negando que tuvieran relación con H. Franch.

 

Escrito de Estudio Investigación Ovni

 

Carta de Ribera (7 junio 1985)

 

Carta de Moya a Investigación Ovni (14 junio 1985)

 

Carta de Ribera (20 junio 1985)

Carta de Moya (22 junio 1985)

 

      Ribera lo llamó “asqueroso documento adjunto” y lamentaba verse envuelto en una campaña de difamación contra mi.  Conviene no olvidar esa carta del 7 de junio de 1985…

      Días después, en otra carta que reproduzco íntegramente (20 de junio de 1985), Ribera cambia de actitud, e invocando la ética profesional, considera INACEPTABLE lo que ha hecho Benítez.  Me cansé de explicarle, telefónicamente, que yo no había cometido delito alguno y que todo aquello obedecía a una nueva campaña difamatoria.  Ribera mentía al asegurar “que no haría nada contra mi”.  Ya lo creo que actuó, y de qué forma…

CINCO LIBROS SOBRE “UMMO”

    En esas nos hallábamos cuando el investigador y escritor Antonio Ribera, que también había publicado libros con la editorial Planeta, tuvo conocimiento de la llegada a la editorial, en Barcelona, de mis nuevos libros sobre el tema “UMMO”.  En total, como dije, cinco volúmenes y varios años de esfuerzo.  Pues bien, ante la sorpresa de todos, Ribera trató de subirse al carro de la publicación de dichos libros, sugiriendo a Planeta, y a mi mismo, que él debería aparecer como co-autor, dada su amplia experiencia en el tema ummita.  Tras la sorpresa inicial, comprendí que Ribera pasaba apuros económicos y que debía ayudarle, a pesar de sus calumnias y oscuras maniobras.  Y así lo hice. Hablé con mi editor, José Manuel Lara Bosch, y le propuse que los cinco libros fueran firmados por ambos, repartiendo igualmente los posibles derechos de autor al cincuenta por ciento. Lara, muchos más experto que yo en esas delicadas lides, me aconsejó que no fuera ingenuo. Pero lo tenía decidido. Yo no era como Ribera…Finalmente se llegó a un acuerdo.  Y Ribera, como demuestra su carta de 21 de febrero de 1986, cambió nuevamente de actitud.

      La editorial, siguiendo mis órdenes, le remitió un juego de galeradas de los cinco libros sobre Ummo con el fin de que modificara el singular de J.J.Benítez por el plural de J.J.Benítez y Antonio Ribera.  Lo soporté todo con un estoicismo digno del mejor discípulo de Zenón.  Lara tenía razón.  Ribera no era de fiar.

Carta de J.J. Benítez a su editor, José Manuel Lara Bosch

 

Respuesta del editor de Planeta a la propuesta de J.J. Benítez

 

Carta de Ribera a Benítez (21 febrero 1986)

 

Karma 7- Carta abierta de Ribera a Benítez

 

Karma 7- Carta de J.J.Benítez

 

Algunas de las correcciones efectuadas por Ribera en los libros escritos por J.J. Benítez.

 

LA DEMANDA

       A pesar de sus palabras de elogio en la referida carta de 21 de febrero de 1986, “mi padre ufológico”, según él, siguió maquinando a mis espaldas.  Lo hizo en la campaña de desprestigio de la revista sensacionalista “Interviu” (noviembre de 1987) y en los siguientes artículos de este mismo semanario (ver “Segundo juicio:1985”).  Tanto la editorial Planeta como yo nos indignamos. Y Planeta, hastiada de tanta hipocresía y basura moral, tomó cartas en el asunto y exigió a Ribera el cumplimiento de su contrato con dicha editorial.  Según mis noticias, Ribera había contratado diez libros con Planeta, por los que había cobrado los correspondientes anticipos, y, sin embargo, sólo había entregado seis.  Ribera, en un gesto de cinismo sin precedentes, respondió que no debía nada.  Al contrario:  era Planeta quien le debía a él, puesto que había entregado cinco libros sobre Ummo (libros de su exclusiva autoría).  Por tanto –aseguró-, al entregar esos cinco libros, había cubierto, de sobra, lo pactado.  No supe si reír o llorar…

       En mayo de 1988, Ribera publicó un libelo titulado “El secreto de Urantia”. En un total de 128 páginas contabilicé 89 falsedades, calumnias y medias verdades.  En la página 33, refiriéndose a la reclamación de Planeta, Ribera escribe textualmente:  “El autor demandado (Ribera) contestó al requerimiento notarial demostrando que con las seis obras ya publicadas y las cinco entregadas, que eran una compilación de los escritos de UMMO, el contrato no sólo había sido cumplido, sino que los ejemplares contratados se sobrepasaban en uno.

        Planeta volvió a la carga, esta vez ya en 1988, y como en el viejo desafío de David contra Goliat, Ribera exigió de la editorial el retorno de sus cinco originales no publicados".

        ¿Sus cinco originales? ¿Desde cuando eran suyos?

 

   

                                           

A raíz de estos reportajes (1974), Ribera me consideró su “hijo” ufológico.  En este caso, el “padre” salió rana...

 

Marzo de 1974. J.J.Benítez interroga a Ribera, en su casa de San Feliu de Codinas. (Foto: Fernando Múgica)

 

Muy pocos conocieron la doble moral de Antonio Ribera.

 

       En julio de ese  mismo año (1988), con toda la razón del mundo, Planeta se querella contra Antonio Ribera y reclama lo que es suyo.  Ribera sigue en sus trece y acepta el pleito.  Yo, asombrado, acudo a declarar y envío mi máquina de escribir a Barcelona, con el fin de que pueda ser analizada por los peritos judiciales.  El resultado sólo podía ser uno:  los libros sobre Ummo habían sido escritos por mi.

 

< Imagen izquierda. La policía verificó que los cinco libros sobre “UMMO” fueron escritos en la “OLIVETTI” de J.J. Benítez.

> Imagen derecha. Máquina de escribir de J.J. Benítez, en el momento de ser enviada a Barcelona, para su peritaje.

 

Sentencia completa (31 julio 1990)

 

 

         En julio de 1990, finalmente, Antonio Ribera fue condenado por el Juzgado de Primera Instancia Nº 5 de Barcelona por incumplimiento de contrato.  La sentencia (que adjunto íntegra) dejaba claro que Ribera había pretendido usurpar la paternidad de cinco libros cuyo autor era J.J.Benítez.  Las cañas, una vez más, se volvieron lanzas…

        Algun tiempo más tarde (1993), Ribera solicitó perdón, públicamente, en un acto en el Liceo de Barcelona, durante la presentación de mi libro “Materia Reservada”.  Lamentó el daño que me había hecho a lo largo de aquellos años.  Yo perdoné, por supuesto, aunque no he olvidado. 

Presentación de “Materia Reservada” 1993. Ribera pidió perdón.

 

Pepe Rodríguez (izda), durante el acto en el que Ribera pidió perdón.

 

Carta de Ribera a J.J. Benítez (30 mayo 1994)

 

Carta de Ribera a “Planeta”, reconociendo sus errores.

 

Fax enviado por J.J. Benítez a “Planeta”.

 

www.jjbenitez.com ©