Foto: J.J.Benítez.

LAFITA

Me lo presentó el añorado Castillo.

José Luís Rodríguez Lafita no era un abogado común y corriente. En realidad ejercía de aventurero. Pero aventurero de a pie. Lafita recorrió la provincia de Cádiz paso a paso, "de la nieve a la espuma", y así lo reflejaba en su columna, en el Diario de Cádiz. Era un bebedor de belleza. Me enseñó a nadar y a guardar la ropa. En su casa, en el Paseo Marítimo de Cádiz, vivía con 300 santos (algunos de madera). Decía: "No hay como tocar las cosas...".
 

 

Fotos: J.J.Benítez.
 

 

© www.jjbenitez.com