El padre Lucas, en el momento de probar su invento (Foto: GRAS).

EL MARCADOR DE LA MUERTE

En 1978 conocí al padre Lucas, agustino.

Era inventor.

Cierto día trajo a la redacción de "La Gaceta" su último "descubrimiento": el marcador de la muerte.

Se trataba -según el religioso- de un artilugio que predecía el momento de la muerte, tanto en seres humanos como en animales.

Nadie se prestó a probar el invento.

Yo acepté.

Pero, al someterme a la prueba, el "alfazink" se atascó.

Lo dejamos para otra ocasión...



El "alfazink" falló. (Foto: GRAS).
 

© www.jjbenitez.com