J. J. Benítez presenta "Tengo a papá": "Lo que nos han contado sobre el Che no es cierto"

- El escritor "desmitifica" las últimas horas del revolucionario, al que califica de "culto, ambicioso, sucio y cruel con sus propios hombres".
- Benitez asegura que fue Castro quien ordenó matar al Che.

El escritor JJ Benítez presenta Tengo a papá, una obra, que según su autor "desmitifica" y relata las últimas horas del Che Guevara. "Lo que nos han contado no es cierto", afirma JJ Benítez.

El escritor ha relatado cómo durante un viaje tuvo la oportunidad de conocer a un agente de la CIA que, según afirma, "había vivido los últimos momentos del Che". "Él me contó muchas cosas que no coincidían con lo que yo había leído", relata JJ Benítez.

Tras su encuentro con el agente, Benítez se pasó "seis o siete años de un lado para otro" investigando y recabando información sobre el mítico guerrillero argentino. "Tuve que tener mucho cuidado porque en Cuba es personaje nacional y en Bolivia los militares tenían sus reservas", añade.

Sin embargo, revela que, aunque no temió durante la investigación, ahora sí se siente "preocupado" pues asevera que "desmitificar a este señor, molesta". "Si eres objetivo y tienes un mínimo de frialdad tendrás que reconocer que lo que nos han contado no es cierto", expresa al tiempo que define como fanáticos a los que mantienen el mito. "No puedes mantener lo de un señor que era un desequilibrado", concluye.

El nombre de la novela, Tengo a papá, hace referencia, según explica el autor, a la clave con la que el capitán del Ejército boliviano informó de la captura del Che, un hombre que, según asegura, llegó a sentirse el nuevo Simón Bolívar.

"Culto, ambicioso, sucio y cruel con sus propios hombres". Así retrata JJ Benítez al guerrillero al tiempo que afirma que su mito se ha "autoalimentado" y que "hay que poner a cada personaje en su lugar".

Además, en la obra asegura que fue Fidel Castro quien ordenó matar al Che, introduciéndole en la selva bolivariana donde pasó sus últimas horas y afirma que sus restos todavía permanecen en Bolivia.

 

 

 

 © www.jjbenitez.com

www.facebook.com/jjbenitezoficial