FECHA: 1952

LUGAR:.

AUTOR: © U.S.A.F.

PRIMERAS FOTOGRAFÍAS DE RADAR

En estas fechas, las Fuerzas Aéreas Norteamericanas -que seguían a fondo con el proyecto Libro Azul- empezaron a lograr las primeras fotografías de objetos volantes no identificados en las pantallas de radar.
Este tipo de contactos con los ovnis fueron y son las evidencias más serias y tangibles para militares e investigadores en general. Un radar no sufre alucinaciones y, que se sepa, no bebe...

Y aunque las apariciones de ovnis en estas pantallas son un elemento aparentemente incontrovertible en la demostración de la existencia de dichas naves, siempre surgen abogados del diablo y detractores que intentan explicar los hechos valiéndose de elaboradas contrahipótesis. Y el panorama ufológico se complica.

Ciertos ecos o blancos, por ejemplo, pueden ser explicados -y tienen razón- como cuerpos terrestres muy lejanos que son reflejados en la atmósfera por un fenómeno conocido como "inversión térmica". Y concluyen afirmando que el comportamiento aberrante de tales ecos de radar, con elevadas velocidades, bruscas aceleraciones y detenciones, podrían ser provocados por turbulencias y movimientos de la capa inversora.
Esto podría ser cierto, aunque no siempre es válida tal explicación.

Por ejemplo, cuando los ecos o blancos son detectados en momentos en los que las condiciones meteorológicas no pueden dar lugar a estas "inversiones de temperatura".
Por ejemplo, cuando -aun dándose estas inversiones- los ecos aparecen en la pantalla nítidamente y de forma constante. Cualquier especialista en radar sabe que los ecos imputables a "inversiones térmicas" se manifiestan como imágenes difusas e indistintas. Entre estos ecos y los originados por un cuerpo sólido, metálico y concreto hay gran diferencia.

Se dan casos, además, en los que resulta sumamente fácil descartar el fenómeno de inversión. Me refiero, por ejemplo, a la captación de un mismo objeto por varios radares a la vez.
Conozco casos en los que un ovni, o un grupo de ellos, han sido registrado por varias pantallas, distantes muchos kilómetros entre sí. En estos casos no hay duda: se trata de un cuerpo sólido puesto que un espejismo dificilmente provoca estos falsos ecos complementarios.

¿Y qué decir de aquellos ecos que aparecen con toda claridad en la pantalla de radar y son visualizados al mismo tiempo? Los casos de ovnis observados por las tripulaciones de aviones en vuelo -civiles o militares- que son captados simultáneamente por una o varias estaciones de radar se cuentan por cientos en todo el mundo.

 

www.planetabenitez.com