FECHA:    1961

LUGAR: Tai-Mo-Shan. Hong-Kong.

AUTOR:   ©Anthony De Salvo

Hong-Kong: fotografiado desde un camión

Ese mismo año de 1961 llegó a Europa una fotografía procedente de Kowloon, en Hong-Kong.
Su autor -Anthony De Salvo- ha contado así las circunstancias en que fue hecha:

"Yo tenía entonces 22 años y me encontraba sirviendo como operador de radar en las Reales Fuerzas Aéreas. No recuerdo exactamente la fecha, pero sí que viajaba con otros cinco hombres en la parte trasera de un camión de la RAF. Fue durante una espléndida y limpia mañana. Posiblemente, entre las ocho y las nueve..."

El objeto fue visto por De Salvo hacia el Norte y con una elevación sobre el horizonte de unos 15 grados.

"Estaba directamente sobre Tai Mo Shan, a unos 1000 metros de altura. Se trata de la montaña más alta de los Nuevos Territorios y a unas ocho millas al sur de la frontera con China. Lo curioso es que, a pesar de ser de día, el objeto brillaba como una estrella. Pero eso era imposible --no podía tratarse de una estrella- puesto que hacía horas que habían desaparecido del cielo.
"Estaba muy próximo al radar. No pude distinguir la forma ni el tamaño. Vi cómo revoloteaba y me dio la sensación de que giraba quizá sobre sí mismo, puesto que su brillo variaba."

Cuando Anthony llegó a las instalaciones del radar intentó sin éxito la localización en pantalla del misterioso objeto. Este hecho le hizo pensar que quizá el ovni se hallaba a muy baja altura o a más de 80000 pies de altura (unos 25000 metros) y por ello resultaba imposible su localización.

Ampliación de la imagen original.

El negativo obtenido por De Salvo se encuentra actualmente en los archivos de la organización Bufora,. Uno de los factores en favor de la autenticidad de este documento se basa precisamente en la circunstancia de que el testigo y fotógrafo no haya intentado sacar partido económico de dicho documento gráfico. Tras sus cinco años en el servicio militar en la RAF (desde 1957 a 1962), Anthony trabaja como fotógrafo profesional.

La fotografía fue realizada con una cámara Pentax de 35 milímetros y objetivo estándar. Utilizó película Agfa IF", con un filtro amarillo. Según manifestó en su momento, el fotógrafo llevó a cabo una exposición de 1/500 de segundo, con un diafragma de 4f.

Como dato complementario, el testigo explicó que el camión en el que viajaba era abierto y que se movía a una velocidad aproximada de 30 a 40 millas a la hora.
Por supuesto, siempre hay investigadores -yo les llamaría "negativistas a ultranza"- que encuentran mil explicaciones para lo que "no vieron". Éste es el caso del doctor Geoffrey Doel, que sugirió que la fotografía de Kowloon "podría ser una corneta"...

Otros investigadores "vieron" en el ovni un "simple insecto" en el cristal de una ventana...
Estos comentarios, lógicamente, indignaron al testigo.

 

www.planetabenitez.com - www.jjbenitez.com © ®