FECHA:  23 de Septiembre de 1968

LUGAR: Sangrilá, Uruguay.

AUTOR:  © Yamandú López 

Uruguay: las rotundas fotos de un joyero

Uruguay -uno de los países más visitados por ovnis- registró en la tarde del 23 de septiembre de 1968 un acontecimiento "histórico" en el estudio de la ufología de aquella zona del continente Sudamericano.
Si la memoria no me falla, un respetable joyero iba a tener la oportunidad de conseguir las primeras fotografías conocidas de un ovni sobre Uruguay.

La "aventura" de Yamandú López, el joyero, nos la cuenta así el investigador Walter Fernández Luna:
"Nuestro protagonista se encontraba aquel día en compañía de su mujer y cinco hijos disfrutando de un merecido descanso en un pequeño chalet de verano de su propiedad, situado en la playa Sangrilá.
"Eran las seis y media de la tarde cuando Yamandú se dirigió hacia la playa con tres de sus hijos (en aquel tiempo de 13, 11 y 8 años). El padre portaba una cámara fotográfica. Su intención era hacer algunas fotos de sus hijos. El día se presentaba nuboso y no demasiado propicio para la fotografía, pero el rollo estaba casi concluido y el señor López deseaba terminarlo cuanto antes.

"Justamente estaba terminando de preparar la máquina cuando empezó a escuchar una especie de zumbido. Miró hacia el cielo y quedó atónito al ver en lo alto un objeto que ascendía a gran velocidad. El objeto parecía metálico y circular. La parte inferior era de color plata y la superior, oscura y con algo parecido a una cúpula... "

Un año de silencio

Fernández Luna, que también es fotógrafo, prosigue así sus investigaciones:

"Tan pronto como se recuperó de su asombro, Yamandú tuvo la suficiente presencia de ánimo como para disparar su cámara. En aquel momento, el disco se alejaba ya..."

Y logró dos fotos sencillamente espectaculares.

"Como fotógrafo profesional -prosigue Walter- lo primero que intenté averiguar, una vez que tuve conocimiento de los hechos, es si cabía algún error, doble exposición o, sencillamente, un trucaje. Pedí los negativos al señor López y éste los puso a mi disposición desde el primer momento y con toda clase de facilidades. Esto debe figurar como un hecho importante.

"Ambos negativos permanecieron en mi poder por espacio de un año. Durante todo ese tiempo, el joyero guardó silencio sobre lo que había visto y fotografiado.

"Aunque yo no tenía dudas sobre la honradez de Yamandú López, solicité ayuda a otros colegas y expertos en fotografía. Y participaron conmigo en los análisis un ejecutivo de la compañía Kodak, el señor Swichman, así como dos fotógrafos pertenecientes a la embajada norteamericana en Uruguay, y cuyos nombres no estor autorizado a revelar.

"En agosto de 1969 pude desplazarme a Buenos Aires y allí mostré igualmente los negativos a varios colegas, entre los que se encontraba el escritor e investigador Eduardo Azcuy y el señor Martín McReynolds, jefe de la oficina de la agencia UPI en Argentina. Todos ellos se mostraron de acuerdo en el hecho de que las fotos no parecían trucadas."

La opinión de Hennell

Las copias fueron enviadas igualmente al señor Percy Hennell con fecha 25 de agosto de 1971. Y las sometió a un prolongado estudio. Según Gordon Creighton, estos análisis demostraron igualmente la autenticidad de los negativos, muy estropeados, por cierto, como consecuencia de una escasa habilidad en el manejo de los mismos (en las copias podrá advertirse las rayas que cruzan dichas fotos).

Ampliación del objeto captado por Yamandú Pérez.

En opinión del prestigioso señor Hennell, asesor de la revista inglesa FSR, el objeto oscuro que aparece en las fotografías pudo haber estado a una distancia difícilmente inferior a las 100 yardas (unos 91 metros) y no superior a las 150 yardas (alrededor de 136,50 metros).

 

www.planetabenitez.com - www.jjbenitez.com © ®