El luminoso ovni con cuatro haces de luz a manera de "patas", visto en Francia en marzo de 174. La iluminación de esta nave supera a la de cualquier máquina humana, e incluso a la propia imaginación.

1974

Francia: un ovni en el parabrisas

Hay investigadores con suerte. Éste fue el caso de Jean Bedet, que encontró esta en el parabrisas de su coche.

El hecho se registró el 14 de abril de 1974, cuando visitaba la ciudad francesa de Tavernes. En el parabrisas apareció una carta en la que podía leerse textualmente:

«Muy señor mío: perdone mi forma de actuar. Pero soy médico y no puedo dar a conocer mi nombre. Tomé la diapositiva la noche del 23 de marzo (1974) en las proximidades de Albiosc cuando regresaba a casa. Mi cámara es una Canon 24 X 36 (35 mm) con un teleobjetivo 1:2,8/135 mm. Le ruego, otra vez, que comprenda mi conducta.»

El investigador francés explicó que quizá el autor de la fotografía había visto un determinado adhesivo sobre ovnis que llevaba en la luneta posterior de su coche y ello le animó a dejar la diapositiva en el parabrisas. Jean Bedet es colaborador del grupo «Lumiéres dans la nuit» (Luces en la noche), de gran prestigio en Francia y en todo el mundo ufológico. Es posible que dicho adhesivo o «pegatina» sirviera de «reclamo» al médico para que éste diera a conocer un documento que, según todos los estudios, es rigurosamente auténtico.

Se da la «curiosa» circunstancia de que la misma noche en que fue tomada la diapositiva, la esposa del investigador vio en el cielo un objeto rojizo que emitía una especie de radiaciones o haces luminosos verdes hacia arriba. El hecho se produjo a las 23 horas. «Causalmente», Bedet no se encontraba aquella noche en su domicilio...

La señora Bedet llamó entonces a sus vecinos -el matrimonio C. M.- que llevaron a cabo varias mediciones comparativas. De esta forma se pudo saber que la altura angular del ovni era de 17 grados y que se hallaba a 30 grados al Noreste.    

Los «rayos» que emitía el ovni cambiaron en aquel momento de posición y fueron vistos «hacia abajo».

     Cuando Bedet mostró la fotografía a su mujer y a los testigos, éstos se sorprendieron al volver a ver el mismo objeto...

Afortunadamente, la forma de actuar de los testigos de ovnis ha ido cambiando sensiblemente en los últimos años. Hoy es ya mucho más lógico y normal que el testigo -de la clase social que sea- declare abierta y públicamente lo que ha visto o fotografiado.

www.planetabenitez.com - www.jjbenitez.com © ®