Primera fotografía. Es la imagen que ofrece mayor nitidez.

1975

Australia: el ovni parecía «latir»

En el mundo -aseguran algunos investigadores- parece haber «ventanas» por las que penetran los ovnis.

Personalmente no estoy de acuerdo. Reconozco que hay zonas en el planeta donde la presencia de estas naves es más numerosa. Los testimonios, al menos, saltan con más frecuencia a los medios de comunicación. Y digo que no comparto esta opinión porque, sencillamente, en mis archivos e investigaciones personales figuran casos de ovnis a lo largo y ancho de todo el globo. No existe un rincón, un solo país, un océano, una cordillera, donde estos objetos no hayan sido vistos. Las «ventanillas», según esto, deberían ser millones...

No creo, además, que unas naves que disfrutan de una tecnología tan singular y revolucionaria necesiten de «ventanas», «pasillos» o «alcantarillas» por donde colarse.

Si se les ve con más frecuencia en determinados puntos de la Tierra tiene que ser por otros motivos...

De ahí que no esté conforme con la afirmación de Eileen Buckle, que considera la región de Kempsey, en el norte de Nueva Gales del Sur (Australia), como una de estas «ventanas» por el hecho de que aparezcan ovnis con relativa frecuencia.

Veamos uno de los avistamientos que ha movido a Buckle a lanzar semejante hipótesis y que tuvo lugar en la citada ciudad de Kempsey. La investigación fue realizada por la señorita Patricia Riggs, editora asociada de The MacLeay Argus:

En el dibujo, la posición del ovni (1), el lugar por donde se oculta el Sol (2) y el árbol, al fondo (3).

Las vacas, agitadas

El 21 de julio de 1975, Glen Waters y su esposa Jennifer, de Smith Street (Kempsey), circulaban en automóvil por el centro de la ciudad. Eran las ocho de la tarde.

En eso vieron en el cielo un objeto grande y brillante. «Estaba prácticamente encima...»

Según los testigos, el objeto podía encontrarse a unos 500 o 1.000 pies de altitud (entre 150 y 300 metros).

«El cielo estaba despejado y pudimos ver con toda claridad cómo el objeto marchaba a gran velocidad hacia el oeste. Era demasiado rápido para ser un satélite -comentaron Jennifer y Glen- y volaba excesivamente bajo. Además, no escuchamos ruido alguno.»

(Evidentemente, esos 300 metros son muy poco si los comparamos con los ¡160 o 180 kilómetros!, absolutamente imprescindibles para situar en órbita a un satélite...)

Cuando el matrimonio alcanzó la zona de River Street detuvieron el coche y se dedicaron a observar el objeto con todo detenimiento. Las vacas que pastaban cerca del río estaban agitadas. «También pudimos oír a los perros de las granjas próximas, que ladraban furiosamente.»

Al llegar al punto más al oeste de su vuelo, el ovni se detuvo y «revoloteó» durante 10 minutos sobre aquellos parajes.

«Vimos cómo cambiaba de color: primero se veía blanco brillante. Después se apagaba. Aparecía nuevamente, pero esta vez en rojo encendido. Volvía a apagarse y se "encendía" otra vez con una tonalidad amarillenta.

»Era como si latiera...

»Al final se elevó en vertical -esta vez con una luz blanca y redonda- y desapareció de nuestra vista.»

Los señores Waters no supieron decir si el objeto había caído por detrás de una cadena montañosa (Great Dividing Range) o si, sencillamente, se había «esfumado».

Glen tomó una primera fotografía a las ocho y cinco minutos. Esta primera toma la hizo con la máquina entre las manos. A continuación la situó en un trípode e hizo otras dos imágenes más, con un intervalo de 10 a 15 segundos entre ambas.

Acabó a as ocho y ocho minutos de la tarde.

«Precisamente me encontraba ajustando la cámara a otro reglaje -manifestó Glen- cuando el objeto desapareció por detrás de las colinas.»

La duración total del avistamiento fue de 15 minutos. Los señores Waters utilizaron una película de color, de sensibilidad rápida. Una de las tomas aparece algo sobreexpuesta.

Según Riggs -que llevó a cabo una profunda investigación-, el matrimonio pudo estar a unos 100 metros del ovni. A esa distancia, tal y como aparece en las fotos, se levanta un pino. El ovni, como puede apreciarse, aparece justamente por delante del mencionado árbol.

www.jjbenitez.com ©